Campaña de Excavación de Recópolis 2010

2010La investigación arqueológica se ha centrado en la documentación gráfica de los primeros niveles de ocupación del palacio de Recópolis. Dicho palacio, iniciado su excavación por Juan Cabré en los años ´40, forma parte de un edificio singular en todo el occidente europeo para su época. Se procedió a una documentación gráfica del palacio desarrollada a partir de un sistema de nuevas tecnologías. Así, se procedió a una reconstrucción virtual desarrollada a partir de los datos obtenidos por un laser scanner 3D, una fotogrametría exhaustiva de los paramentos y una localización topográfica intensa por medio de una estación total. Esta documentación nos ha servido para evidenciar los diferentes usos de los espacios con respecto a la tipología de pavimentaciones halladas y las transformaciones dentro de la estructura original de los diferentes edificios que forman el conjunto palatino. Todo esto nos ha hecho concluir como en algunos espacios del conjunto palatino la pavimentación original de finales del siglo VI se realizaría con una lechada de cal muy cuidada, mientras que en otras zonas tan solo se pavimentaría con unos niveles de arcilla. Las distintas pavimentaciones nos muestran las diferencias evidentes de los usos de los diferentes espacios, reservando para la segunda planta una función de residencia. Por otro lado, el estudio de los paramentos asociados a dichos edificios nos hablan de una sucesión de reformas y mejoras constantes que comenzarían en el momento de su levantamiento a finales del siglo VI, y no terminarían hasta mediados del siglo XV, con los últimos añadidos dentro de la aldea feudal asentada en una parte del cerro.Al norte de la iglesia palatina, en una zona anexa a los mencionados edificios palatinos, se ha procedido a su excavación arqueológica. En este espacio, importante dentro de la evolución del asentamiento urbano en el cerro ya que será en esta zona y las próximas donde entre los siglos XII con la primera repoblación en la zona y, posteriormente, entre el siglo XIV y XV, caracterizado por un uso de la primitiva iglesia visigoda y transformada en ermita, se realizarán pequeñas romerías que amplían el horizonte de esta época para el yacimiento. Las fuentes escritas ya nos hablaban del asentamiento de gentes provenientes de Aragón que, atraídos por una concesión de Alfonso VIII, conforman una aldea aprovechando los muros medio caídos de los edificios más importantes de la ciudad visigoda. La excavación realizada junto con los estudios de los paramentos tanto de la iglesia como del palacio anexo nos han revelado, por una parte, una compartimentación y aprovechamiento  de las edificaciones en las que se conformarán las nuevas viviendas y, por otro, el uso agrícola de la zona más al norte del área excavada. Esta población terminará abandonando el cerro y habrá que esperar hasta mediados del siglo XIV cuando se vuelva a transformar la iglesia con la apertura de un vano en su cara norte y el levantamiento de una espadaña. Esta nueva ocupación será fechada por medio del hallazgo de una moneda del Enrique II en la segunda mitad del siglo XIV, perdurando un uso intensivo del espacio durante un siglo datado a su vez con otra moneda. La investigación actual refleja una mayor importancia.

Joomla 3.0 Templates - by Joomlage.com