RECÓPOLIS

Breve Reseña Histórica

El año 578 d.C., el rey Leovigildo tomando como referencia al Imperio Bizantino fundó, a la manera de sus emperadores, una ciudad a la que llamó Recópolis, en honor a su hijo, el futuro rey Recaredo. La investigación arqueológica muestra la existencia de dos fases en la vida de esta ciudad. La primera de ellas, se inscribió dentro de un fenómeno de revitalización urbana que afectó a algunas de las ciudades más importantes de la época. Esta fase, fechada entre la segunda mitad del siglo VI y primeras décadas del siglo VII, está relacionada con el fortalecimiento de las estructuras del Estado. La segunda de éstas, que se desarrolla a partir de mediados del siglo VII, correspondería a una sensible disminución de la actividad urbanística como consecuencia de la crisis del Estado toledano.

Con la llegada de los árabes el año 711 se inició a lo largo de todo un siglo un proceso de cambio que desembocaría en un nuevo modelo de sociedad, el andalusí. En esta época, la ciudad de Recópolis, ahora llamada Madinat Raqqubal, mantuvo, a lo largo del siglo VIII, sin la misma estructura que en el último periodo visigodo. Será en el paso entre los siglos VIII al IX, cuando Recópolis pierda la categoría de centro de poder como consecuencia de los conflictos y luchas, en la región, entre beréberes y población local contra los partidarios de los emires cordobeses que intentaban consolidar un nuevo poder estatal.

En las primeras décadas del siglo IX, Recópolis fue abandonada y utilizada como cantera destinada a proporcionar los materiales para fundar una nueva ciudad, Zorita. Esta nueva fundación islámica se convirtió, ya en época del Califato de Córdoba, en una de las ciudades más importantes del centro peninsular, punto de control del paso del río Tajo en las vías que se dirigían al Este peninsular, y cabeza de una kura o provincia de al-Andalus.

Zorita y su territorio pasaron a manos cristianas el año 1085, cuando se pactó la rendición del reino taifa de Toledo al reino de Castilla. Para sustituir a la población local musulmana, que se vio obligada a emigrar, campesinos procedentes de los reinos cristianos fundaron nuevas aldeas. Una de ellas se asentó en 1156 en el olivar de Raccopal, la antigua Recópolis, en virtud de una concesión del rey Alfonso VIII de Castilla a campesinos mozárabes procedentes de Aragón. Sobre las ruinas de la iglesia visigoda se edificó un templo románico con su cementerio, y sobre la parte de los restos del antiguo palacio visigodo, más próximos a la iglesia, se levantaron varias viviendas para albergar al nuevo grupo campesino.

En el siglo XIV la aldea había sido abandonada y su templo que se encontraba en ruinas, fue posteriormente reconstruido de nuevo, pero ya con función de ermita, bajo la advocación de la Virgen de la Oliva donde los pueblos de la zona celebraron romerías hasta bien entrado el siglo XVI. 

Las Investigaciones Arqueológicas

Los primeros trabajos arqueológicos fueon dirigidos por Juan Cabré Aguiló entre 1944-1945. Durante esta intervención fue descubierto un gran complejo palatino, formado por un edificio de grandes dimensiones y una iglesia, así como un tesorillo de monedas de oro, aparecido en la habitación bautismal del templo, que todavía hoy constituye  uno de los conjuntos más importantes de la numismática visigoda. Igualmente, piezas escultóricas como canceles capiteles, fustes, cimacios, fragmentos de sarcófagos, cruces caladas, entre otros muchos, que mostraban, por primera vez en la arqueología peninsular, las características de una ciudad de época visigoda. La importancia del conjunto descubierto, así como de los resultados obtenidos desde las primeras investigaciones de 1944, motivó que, tras la solicitud cursada por Juan Cabré y el informe favorable de la Real Academia de la Historia, Recópolis fuera declarado, ya en 1945, Monumento Nacional.

El Instituto Arqueológico Alemán, por iniciativa de Helmut Schlunk, director de su sección en Madrid, desarrolló una serie de investigaciones so bre Recópolis a partir de 1956 y que continuaron en la siguiente década. El primer trabajo lo realizó, ese mismo año, Klaus Raddatz y consistió en el levantamiento planimétrico del yacimiento, situado en el Cerro de la Oliva. Gracias a
este trabajo se dispuso, por vez primera, de una planta del yacimiento en el que se incluyeron los restos de la Iglesia y del Palacio excavados la década anterior porJ uan Cabré, así como los tramos visibles de la muralla de la ciudad. Estos últimos, objeto de una prospección efectuada por el propio Raddatz, mostraron a grandes rasgos el perímetro de la ciudad, así como las dimensiones y características de la muralla a través de los restos visibles de sus lienzos y torres. Las investigaciones cont inuaro n y en la década de los años 60 fueron publicadas en la revista del Instituto, Madrider Mitteilungen, sendos trabajos de Klaus Raddatz, Dietrich Claude y Luis Vázquez de Parga, en los que se estudiaban los restos arqueológicos existentes, las fuentes históricas relativas a la fundación de Recópolis y su contextualización en la interpretación europea del periodo. así como los materiales obtenidos por las excavaciones de Juan Cabré que se encontraban depositados y expuestos en el Museo Arqueológico Nacional.

La siguiente fase de estudio sobre RecópoIis se desarrolló en un periodo comprendido entre finales de los años 60 y principios de los 80 del pasado siglo XX, en el que diferentes instituciones científicas se interesaron por la investigación en el yacimiento. Los trabajos arqueológicos, interrumpidos desde el fallecimiento de Cabré en 1946, fueron reemprendidos en 1968 por Eduardo Ripoll y la Universidad de Barcelona excavándose en el interior de la iglesia del conjunto palatino, asi como en una zona de viviendas, situada en el centro del yacimiento. Un nuevo proyecto de excavaciones, subvencionado por el Ministerio de Cultura con el apoyo de la Diputación de Guadalajara. se desarrolló entre los años 1977 y 1981 en Recópolis por un equ ipo dirigido por Manuel Fernández Miranda, Dimas Femández Galiana, Rodrigo Balbin Behrmann, y Javier Faci Lacasta, de la Universidad Complutense de Madrid y el Museo de Guadalajara. En este se planteó por vez primera la excavación sistemática de parte de la iglesia y de una zona de vivienda próximas al conjunto palatino.
Entre 1983 y 1986 y a partir de 1992, en que se inicia el actual proyecto de excavaciones sistemáticas, las investigaciones promovidas por la Junta de Comunidad es de Castilla la Mancha están dirigidas por un equipo de la Universidad de Alcalá, bajo la dirección de Lauro Olmo Enciso, al que posteriormente se sumarán Manuel Castro Preigo y Amaya Gómez de la Torre-Verdejo. Como consecuencia de estos trabajos los resultados obtenidos ofrecen un panorama de la amplia diversidad de los espacios urbanos de Recópolis, zonas palatinas, áreas comerciales y artesanas, conjuntos de viviendas, murallas. paisajes y estructuración del te rritorio y cómo todos estos se fueron transformando durante el periodo de vida de la ciudad , entre finales del siglo VI y mediados del siglo IX.

 

Si quieres conocer más información de Recópolis, puedes descargarte estas dos publicaciones:

Guía del Parque Arqueológico:

L. Olmo Enciso, A. Gómez de la Torre Verdejo, M. Castro Priego y L. Gómez García Recópolis: Guía del Parque Arqueológico.

 

Situación del yacimiento

 

Joomla 3.0 Templates - by Joomlage.com